Las monedas virtuales surgen como alternativa a las divisas fiat tradicionales y tienen en el bitcoin su máximo exponente. La criptomoneda se ha convertido en una de las mejores inversiones a largo plazo (llena de riesgos, eso sí). Alguien que hubiese invertido 1.000 euros en 2010 hoy sería millonario.

¿Cómo invertir en Bitcoin?

El Bitcoin es una moneda virtual independiente e intangible. Lo que diferencia a esta criptodivisa de una divisa es que no pertenece a ningún Estado. En otras palabras, es una moneda descentralizada, ya que no hay ningún banco central, gobierno o institución financiera o empresa que actúe sobre ella.

Sus creadores ya han fijado un límite para el número de bitcoins en circulación. Alcanzarán los 21 millones en 2030 y ya no habrá más. El control del Bitcoin recae en los propios usuarios. Son éstos quienes validan cualquier operación a través de intercambios Punto a Punto P2P, sin intervención estatal o de cualquier institución. De hecho, la propia estructura hace imposible manipular su valor. Para realizar cualquier cambio es necesario que toda la comunidad de usuarios lo apruebe.

Para el usuario final Bitcoin es un medio de pago más, como lo puede ser el euro y un activo en el que invertir, como lo puede ser una acción o el petróleo. Sin embargo, detrás existe toda una tecnología que es la que permite que el sistema sea fiable. Se trata de la tecnología de blockchain o cadena de bloques que, entre otras cosas previene el doble gasto de la moneda, es decir, que alguien pueda gastar de nuevo un mismo bitcoin.

Puedes conseguir un Bitcoin de tres formas: minar bitcoins, comprarlos a través de una plataforma o vender algo y que te paguen en bitcoins. De las tres fórmulas para conseguir bitcoins, las dos primeras son las más utilizadas salvo que tengas una tienda online y, además, aceptes el pago con moneda virtual.

La minería es la forma primigenia de lograr bitcoins. El trabajo de minería pasa por utilizar potentes equipos informáticos para resolver problemas matemáticos, al tiempo que actúan como guardianes de la seguridad de la moneda.

Para minar bitcoins por tu cuenta necesitas un potente equipo especializado en esta tarea. El motivo es que con el aumento de competencia, los equipos domésticos no cuentan con suficiente potencia como para que la tarea sea rentable.

Hoy en día los mejores equipos están especializados e incorporan circuitos ASIC. Su precio va desde los 1.300 euros hasta los más de 2.000. Entre las casas que los fabrican figuran la china Canaan, Bitmain, BitFury o Spondoolies Tech. En este equipo habrá que montar un hardware específico para minar bitcoins que muchas veces venden los mismos fabricantes. Es decir, el programa que se encargará de minar efectivamente.

Otra fórmula para conseguir Bitcoin es invertir en monedas virtuales. En otras palabras especular con la criptodivisa como lo haríamos con el oro, el petróleo o una acción cualquiera.

Para comprar bitcoins basta con acudir a una de las plataformas de trading de criptomonedas. A quienes ya inviertan en bolsa su funcionamiento les resultará similar, aunque algo diferente al de un bróker al uso. Estas plataformas se llaman monederos de Bitcoin y es donde se almacenan las monedas virtuales.

¿Cómo invertir en Ethereum?

Ethereum es una criptomoneda pero también una plataforma. El nombre de Ethereum en realidad sólo hace referencia a la plataforma, mientras que la moneda virtual se denomina Ether. Sin embargo, hoy en día lo más habitual es usar sólo el primer término: Ethereum.

El ether es la criptomoneda de Ethereum, el incentivo que reciben los desarrolladores por escribir aplicaciones y a los mineros por aportar recursos a la cadena de bloques de Ethereum. La oferta inicial de Ethers fue de 60 millones más 12 millones adicionales para su fondo de desarrollo. Desde entonces se han seguido creando etheres cada año. Hasta 2017 las nuevas emisiones estaban limitadas a 18 millones al año.

Existen dos formas de tener Ether en tu poder: minar o comprar Ether. La primera es algo más compleja y para ponerla en práctica hará falta equipo informático. La segunda es mucho más sencilla y accesible para todo el mundo.

Para invertir en ether o ETH sólo necesitas entrar en una plataforma de intercambio de criptomonedas o exchange como las que puedes consultar en este enlace. Una vez te hayas dado de alta y hayas enviado la documentación podrás comprar Ethereum o cualquier otra moneda virtual con la que opere la plataforma.

La mayoría te permitirán operar con una cuenta corriente, tarjeta de crédito e incluso con Pay Pal y te cobrarán más o menos comisiones por transferencia en función del método que elijas. Dependiendo de tu inversión y del nivel de seguridad que quieras puedes proteger tus Ether con un monedero, virtual o físico en el que depositarlo.

Give a Comment